6.1- Tipos de blockchain

Blockchain es una palabra de moda y con justas razones. Pero este término esconde una complejidad que hoy queremos ayudarte a comprender.

Ya sabes que blockchain es un gran avance tecnológico que permite descentralizar los procesos y el resguardo de información. Esto ha hecho que pueda aplicarse a muchos campos de nuestra vida diaria.

Bitcoin, la primera criptomoneda en el mundo, es el resultado de la aplicación de la cadena de bloques (por su traducción al español) en un sistema de transferencia de valor que permite usar un nuevo dinero 100% digital sin necesidad de intermediarios.

Sin embargo, la naturaleza pública y abierta de esta tecnología también se ha ido acomodando a los intereses de nuevos entusiastas, como empresas privadas o instituciones públicas.

Por eso hoy podemos identificar distintos tipos de blockchain, según su estructura. Te contamos a continuación.

Clasificación de blockchain

Los intereses de las empresas y gobiernos son distintos a los de las comunidades abiertas y plurales que creen en Bitcoin u otras criptomonedas. Estos organismos centralizados han tomado aspectos técnicos de esta nueva tecnología para adaptarlos a sus propósitos.

Por eso existen otras blockchains distintas a la que propuso Satoshi Nakamoto. Hoy podemos identificar 3 tipos de blockchains:

1. Blockchain pública

Es la blockchain original, la primera que se creó. Son aquellas redes descentralizadas y abiertas a las que se puede acceder desde Internet. Básicamente es el tipo de red que usa la mayoría de las criptomonedas.

Como su nombre lo indica, los datos de esta blockchain son públicos y están disponibles para cualquier usuario. Por eso, todos podemos revisarlos, auditarlos y ayudar a que mejore su funcionamiento.

La blockchain pública cuenta con medidas de seguridad para evitar que cualquier actor malicioso pueda alterar su funcionamiento y se incurran en fallos como ataques del 51% o el doble gasto.

Estas blockchains originales, como es el caso de Bitcoin o Ethereum, cuentan con un protocolo de consenso, que es el conjunto de normas preestablecidas que permite que todos los miembros de la red funcionen de manera coordinada y eficiente.

Una blockchain pública debe cumplir al menos con las siguientes características para ser considerada como tal:

  • Permitir que cualquier persona forme parte de la red, bien sea como usuario, minero o validador. No deben existir restricciones para que todos podamos ser parte de ella.
  • Su funcionamiento debe ser transparente y abierto. Todos los datos deben exponerse al público para que puedan ser revisados y auditados.
  • Ser descentralizada. Esto significa que no exista una autoridad central que decida sobre el resto o regule su funcionamiento. El único regulador de estas redes es su propio código.
  • Tener un sistema económico que incentive la participación de sus usuarios. Generalmente, los miembros de estas blockchain ganan comisiones en una criptomoneda por mantener la red funcionando y cumpliendo con sus objetivos. Es decir, existe minería de criptomonedas.

minería bitcoin

2. Blockchain privada

Se trata de una red con características similares a la pública, pero con la gran particularidad de que en ella sí existe un organismo central que controla todas las acciones de sus miembros.

Esta entidad central es quien permite el acceso a los usuarios y les concede permisos para hacer o no ciertas actividades. Generalmente funcionan con un código cerrado, que es exclusivo de los desarrolladores de la empresa que la maneja.

Algunos ejemplos de los desarrollos de blockchain privadas más importantes del criptomundo son Hyperledger, Corda de R3 o Quorum de JPMorgan.

Las características principales de una blockchain privada son:

  • El acceso a la red solo puede ser autorizado por la unidad central de control.
  • La base de datos con las transacciones que ocurren no es pública. Es información confidencial de la empresa que controla la red.
  • El mantenimiento económico de la blockchain depende de la propia empresa. Generalmente no existe minería ni criptomonedas asociadas a estos sistemas.

blockchain privada blockchain pública

3. Blockchain híbrida

Como dice su nombre, esta blockchain combina elementos de los dos tipos que ya describimos: pública y privada. Se trata de una fusión para aprovechar lo mejor de la descentralización y de la centralización.

En una blockchain híbrida o federada, la participación en la red es privada. Es decir, el acceso a los recursos es controlado por una entidad central, como en una red privada.

Sin embargo, el libro contable con el registro de todas las transacciones es de acceso público. Cualquiera puede revisar los movimientos que han ocurrido dentro de esta blockchain.

Estas blockchain están empezando a usarse en sectores como el de la salud, donde las autoridades sanitarias pueden controlar la forma de registrar información a través de usuarios monitoreados por ellos, pero la información siempre está disponible para todo público.

El propósito de estas blockchain es mantener un alto nivel de confianza y transparencia. Y para eso, debe cumplir con las siguientes características:

  • Restringir el acceso a la red solo a personas competentes según la unidad de control central.
  • Hacer públicas todas las transacciones que se registran en la cadena de bloques.
  • No realizar minería de criptomonedas. El consenso de la red está definido por la autoridad central.

Como habrás visto, existen diferentes propósitos entre estos tres tipos de blockchain. Pero todas comparten una serie de fundamentos esenciales para toda cadena de bloques.

¿Quieres saber cuáles son los criterios que debemos tener siempre presentes para analizar una blockchain? Te los enseñamos en el siguiente capítulo.